miércoles, 27 de julio de 2016

Organizaciones secretas y terrorismo de Estado: el caso Gladio (1)

Giulio Andreotti fue un hombre decisivo en la estructura del poder italiano desde que en 1946 fue nombrado subsecretario de la jefatura del Gobierno hasta que en 1992, cuando aspiraba a ser elegido Presidente de la República, y después de haber sido siete veces Presidente del Consejo de Ministros, fue apartado de los círculos más altos del poder por aquella revolución que se conoció como Tangentópolis, que acabó con la Democracia Cristiana, el partido que él siempre manejó a su voluntad, apartando de su camino a los muchos rivales que pretendieron hacerle sombra.

La trayectoria política de Andreotti giró alrededor de dos prioridades: los intereses del Vaticano y los de la OTAN. Aliándose con la Iglesia católica por abajo –con los “Don Camilo” que regentaban las parroquias del último pueblo de Italia- y por arriba –se le conoció como el “cardenal externo” y también como el “Secretario de Estado permanente del Vaticano- convirtió a la Democracia Cristiana en un partido-Estado, concebido para ocupar siempre la estructura del poder real hasta tal punto que la organización interna del partido se confundía con la organización estatal.  

Para mantener alejado al poderoso Partido Comunista de los años 60 y 70, Andreotti amparó que Italia fuera la pieza fundamental de la estrategia militar norteamericana en el Mediterráneo durante la larga guerra fría. Inspiró, protegió o alentó el intenso trabajo que los servicios secretos, italianos y occidentales, llevaron a cabo durante décadas en suelo italiano, empleando los métodos más brutales y protagonizando episodios terroríficos (como el atentado de la estación de Bolonia, similar al de Atocha -en los que no dudó en aliarse con las bandas de ultraderecha- con el fin de evitar que un país fundamental en la geo-estrategia atlantista cayera en manos de la izquierda.  

El 24 de octubre de 1990, mientras ejercía su último mandato como Presidente del consejo de Ministros y la Presidencia de turno del Consejo Europeo, Andreotti reconoció ante el Senado italiano la existencia de una red de ejércitos secretos a lo largo de la Europa occidental. Aquella noticia era terrible y confusa en términos iguales. Terrible debido a que habían existido tropas paramilitares no controladas por el poder civil; confusa porque no se sabía ni cuáles eran los objetivos de estas tropas stay behind, ni quiénes la formaban, ni qué acciones habían llevado a cabo.

La declaración de Andreotti ante el Senado adelantaba  acontecimientos. Como Presidente de turno del Consejo Europeo, era consciente de los debates que se habían llevado a cabo en el Parlamento Europeo relativos a la actuación de bandas paramilitares terroristas en varios países europeos.  Antes de que terminara el año, justo un mes después de la declaración de Andreotti, el 24 de noviembre, el Diario Oficial de las Comunidades Europeas hacía pública la siguiente Resolución que transcribo literalmente 

El Parlamento Europeo,

A. Considerando las revelaciones por parte de varios Gobiernos europeos acerca de la existencia desde hace cuarenta años de una estructura paralela de inteligencia y de acción militar clandestina en diversos Estados miembros de la Comunidad,

B. Considerando que esta estructura ha escapado durante más de cuarenta años a todo control democrático y que ha estado dirigida por los servicios secretos de los Estados afectados, en conexión con la OTAN,

C. Temiendo el peligro de que este tipo de redes clandestinas hayan podido, y puedan todavía hoy, intervenir ilegalmente en la vida política interna de los Estados miembros,  
D. Considerando por otra parte que en determinados Estados miembros, algunos servicios secretos militares o ramas no controladas de los mismos se han visto envueltos en graves actos de terrorismo y de criminalidad, como ha sido probado en diversas investigaciones judiciales,

E. Considerando que dichas organizaciones han operado y operan al margen de toda legalidad, habida cuenta de que no puede ejercerse control parlamentario alguno sobre las mismas y de que, además, los más altos cargos gubernamentales y constitucionales de los diferentes países han declarado en varias ocasiones desconocer estos temas,

F. Considerando que las diferentes redes «GLADIO» se valen de arsenales y estructuras militares autónomas que pueden determinar una capacidad ofensiva desconocida y peligrosa para las estructuras democráticas de los países en que operan o han operado,
G. Muy preocupado por el hecho de que, precisamente en un momento en que se debate con insistencia la intensificación de la cooperación comunitaria en materia de seguridad, aparezcan organizaciones de decisión y operativas que quedan fuera de cualquier control democrático y, por lo tanto, dentro de la clandestinidad: 
1. Condena la organización de redes de influencia y de actuación clandestinas y pide que se esclarezcan las características, la estructura, los objetivos y demás aspectos de estas redes clandestinas, así como las posibles desviaciones y su utilización para intervenir ilegalmente en la vida política interna de los países afectados, y en el fenómeno terrorista europeo, indagando además acerca de la posible complicidad de los servicios secretos de los Estados miembros o de países terceros; 
2. Protesta enérgicamente contra el hecho de que determinados ámbitos militares estadounidenses del SHAPE y de la OTAN se hayan arrogado el derecho a impulsar la creación en Europa de una estructura clandestina de información y de actuación;
3. Pide a los Gobiernos de los Estados miembros el desmantelamiento de todas las estructuras militares y paramilitares clandestinas; 
4. Solicita a las magistraturas de los diferentes países en los que se ha detectado la presencia de dichas estructuras militares que esclarezcan su importancia y operatividad, y pide a los jueces que aclaren especialmente la función que hayan podido desempeñar en la desestabilización de las estructuras democráticas de los Estados miembros; 
5. Solicita a todos los Estados miembros que realicen las gestiones necesarias, si es preciso a través de la creación de comisiones parlamentarias de investigación, con objeto de establecer un inventario completo de las organizaciones activas en estos sectores y, al mismo tiempo, controlar sus vínculos con los respectivos servicios de seguridad estatales, así como su conexión con los grupos terroristas y/o su implicación en otras prácticas ilegales;
6. Solicita al Consejo que proporcione una completa información acerca del funcionamiento de estos servicios secretos de acción e inteligencia; 
7. Encarga a su Comisión de Asuntos Políticos que examine la conveniencia de proceder a audiencias que permitan clarificar la función y el alcance de la operación «GLADIO» y de otras posibles estructuras similares; 
8. Encarga a su Presidente que transmita la presente resolución a la Comisión, al Consejo, al Secretario General de la OTAN y a los Gobiernos de los Estados miembros y de los Estados Unidos.

¿Qué era realmente GLADIO? ¿Sigue activa o duerme? Iré descubriendo el trampantojo en sucesivas entregas

martes, 26 de julio de 2016

Generales arrepentidos: de Smedley D. Butler a José Julio Rodríguez o de cómo la guerra es una estafa

La bandera sigue al dólar y los soldados siguen a la bandera.
Mayor General Smedley D. Butler

A veces ocurre que estamos tan confundidos que no sabemos muy bien dónde termina la verdad de nuestros sueños y comienzan las mentiras de nuestra vida.

Vaya por delante que, como saben todos los que me conocen, no he votado a Podemos. Tampoco se me puede tomar por militarista, porque a mí me ocurre lo que le sucedía a George Brassens, que «la música militar nunca me supo levantar». Dicho esto, salgo en defensa de un notable militante de Podemos y de un sobresaliente militar, el ex teniente general Julio Rodríguez, quien fuera Jefe del Estado Mayor del Ejército y cabeza de lista de la coalición Unidos Podemos por Almería en las elecciones del 26 de junio. 

Gracias a un audaz discurso en el que se calificó como un soldado disciplinado y leal que acude donde le mandan, y como un militar «pacifista y antimilitarista», Julio Rodríguez levantó una considerable polvareda, entre la que no faltó algún militar que, después de calificarlo de traidor a la patria, le aconsejó que se pegara un tiro.

El de Julio Rodríguez no es el único caso en el que alguien que ha dedicado su vida a la milicia no abomina de su pasado pero rectifica cuando se da cuenta de que las ideas, como el tiempo, mutan. En la página 18 de un libro impagable (Por el bien del Imperio. Pasado & Presente, 2011) el historiador Josep Fontana recordaba uno de los libros más lúcidos acerca de la Guerra Fría –Washington Rules. America’s Path to Permanent War. Metropolitan Books, 2010)- escrito por Andrew Bacevich, un coronel de los Estados Unidos que, cuando pasó a la zona oriental tras la caída del muro de Berlín, y vio con sus propios ojos cuál era el lamentable estado del mundo enemigo contra el que había luchado «comenzó a pensar en la posibilidad de que las verdades que había ido acumulando durante los veintitrés años anteriores como soldado profesional –especialmente verdades sobre la Guerra Fría y la política exterior de Estados Unidos- podían no ser del todo verdaderas». 

Mayor General Smedley D. Butler
(1881-1940)
La cita de Bacevich, obtenida en la relectura veraniega del libro de Fontana, la he asociado inmediatamente con el caso más sonado de militar devenido en antimilitarista y líder pacifista, el del Smedley Darlington Butler, Mayor General del Cuerpo de Infantería de Marina de los Estados Unidos, que fue el capitán más joven y el militar más condecorado en la historia de los Estados Unidos, uno de los dos únicos Marines en recibir por heroísmo en combate dos medallas de Honor del Congreso, la más alta condecoración de su país. Fue, hasta su muerte en 1940, el oficial más popular entre las tropas.

Butler participó en muchas acciones en Cuba durante la guerra guerra contra España; en las Filipinas durante la guerra Filipino-Estadounidense; en China contra la levantamiento de los bóxers; en las guerras bananeras en Centro América, Honduras, Nicaragua; en la toma de Veracruz en México donde obtuvo su primera Medalla de Honor del Congreso de los Estados Unidos durante la ocupación de la ciudad de 1914 en el contexto de la Revolución Mexicana; en la ocupación de Haití donde obtuvo la segunda medalla de Honor del Congreso; participó en la Primera Guerra Mundial y finalmente, nuevamente en China. Si se elaborara una lista de los militares estadounidenses más distinguidos en los campos de batalla, Butler ocuparía uno de los primeros lugares. 

En Connecticut, el 21 de agosto de 1931, el general Butler pronunció un sorprendente discurso en el que denunció el carácter imperialista de las intervenciones en el extranjero de las fuerzas armadas de Estados Unidos. Esta fue parte de su alocución:

«Pasé treinta y tres años y cuatro meses en el servicio activo como miembro de la fuerza militar más eficaz de nuestra nación, la Infantería de Marina. Presté mis servicios en todos los rangos de la oficialidad, desde subteniente hasta mayor general… Durante ese periodo dediqué la mayor parte de mi tiempo a ser un gánster de primera categoría al servicio de las grandes empresas, de Wall Street y de los banqueros… En pocas palabras, fui un chantajista, un matón, un pistolero a las órdenes del capitalismo… En 1924 ayudé a hacer que México, y especialmente Tampico, quedaran asegurados para los intereses petroleros estadounidenses. Colaboré a hacer de Haití y Cuba lugares apropiados para que los muchachos del National City Bank pudieran obtener sus ingresos. Ayudé a violar a media docena de repúblicas centroamericanas en beneficio de Wall Street. La lista de los atracos es larga. Entre 1909 y 1912 ayudé a purificar Nicaragua para la firma bancaria internacional Brown Brothers. En 1916, contribuí a que la República Dominicana sirviese a los intereses azucareros estadounidenses. En 1903 ayudé a enderezar Honduras para las compañías fruteras estadounidenses. En 1927, en China, colaboré a que la Standard Oil obtuviera lo que deseaba sin ser molestada. Reuní… una abultada cartera de intimidaciones y chantajes. 
Fui premiado con honores, medallas y ascensos. Pero cuando miro hacia atrás considero que podría haber dado algunas sugerencias a Al Capone. Él, como gángster, operó en tres distritos de una ciudad. Yo, como Marine, operé en tres continentes. El problema es que cuando el dólar americano gana apenas el seis por ciento, aquí se ponen impacientes y van al extranjero para ganarse el ciento por ciento. La bandera sigue al dólar y los soldados siguen a la bandera».
Tras analizar su propia experiencia militar, Butler denunció el enriquecimiento de los proveedores de las fuerzas armadas, tema que un cuarto de siglo después retomaría el presidente Eisenhower cuando denunció la nefasta influencia del Complejo Industrial Militar sobre el Gobierno de Washington. Butler se convirtió en campeón del movimiento pacifista.

En 1935, el general Butler escribió War is a racket (La guerra es una estafa) denunciando las guerras contemporáneas como aventuras imperialistas en beneficio de Wall Street. Propuso la idea que las fuerzas armadas deberían utilizarse preferentemente con fines de defensa. Estados Unidos podría declarar guerras ofensivas sólo si hubieran sido aprobadas en plebiscitos limitados, en los que únicamente votarían aquellos que pudieran ser llamados a filas.

En el libro, Butler denunció el latrocinio que el Gobierno ejercía sobre sus propios soldados, el negocio de los fabricantes de municiones y equipos que vendían a ambos bandos durante la Primera Guerra Mundial, y propuso que los ejércitos de Estados Unidos actuasen solamente en defensa de su propio territorio mediante la drástica limitación de las distancias que podrían movilizarse la Marina (200 millas) y la Aviación (500 millas) con respecto a la línea costera estadounidense. De la misma manera, señaló que de no contar con la aprobación del plebiscito limitado, las fuerzas terrestres no podrían abandonar el territorio estadounidense.

El opúsculo de Butler fue publicado en Nueva York, en 1935, por la editorial Round Table Press Inc. Les dejo una traducción que he preparado  a partir del texto original obtenido en este enlace.



LA GUERRA ES UNA ESTAFA (WAR IS A RACKET)

Smedley Darlington Butler
Round Table Press Inc.  New York, 1935.
© Traducción: Manuel Peinado Lorca, 25 de julio de 2016.

CAPÍTULOS
1. La guerra es una estafa
2. ¿Quién obtiene los beneficios?
3. ¿Quién paga las facturas?
4. ¡Cómo acabar con esta estafa!
5. ¡Al diablo con la guerra!

Capítulo 1
LA GUERRA ES UNA ESTAFA

La guerra es una estafa. Siempre lo ha sido.

Posiblemente es el tipo de estafa más antiguo, sobradamente el más lucrativo, seguramente el más perverso. Es el único de alcance internacional. Es el único en el que los beneficios se calculan en dólares y las pérdidas en vidas humanas.

Creo que la mejor descripción de una estafa es algo que para la mayoría de la gente no es lo que parece ser.

Solamente un pequeño grupo «enterado» sabe de qué se trata. Se realiza para beneficio de los muy pocos a expensas de los muchos. Gracias a la guerra un pequeño número de personas amasa fortunas enormes.

En la Primera Guerra Mundial un puñado de individuos recogió los beneficios del conflicto. Durante esa Guerra Mundial, surgieron en Estados Unidos por lo menos veintiún mil nuevos millonarios y multimillonarios.

Ese fue el número que admitió sus enormes y sangrientas ganancias en sus declaraciones de Impuesto a la Renta. Nadie sabe cuántos otros millonarios, surgidos de la guerra, falsificaron sus declaraciones.

¿Cuántos de estos millonarios surgidos de la guerra portaron un fusil sobre sus hombros? ¿Cuántos de ellos cavaron una trinchera? ¿Cuántos de ellos supieron lo que significó padecer hambre en un refugio subterráneo infestado de ratas? ¿Cuántos de ellos pasaron noches de insomnio y pesadillas, evadiendo los bombardeos, las esquirlas y las balas de las ametralladoras? ¿Cuántos de ellos rechazaron una carga a la bayoneta del enemigo? ¿Cuántos de ellos resultaron heridos o perecieron en el campo de batalla?

Como producto de la guerra, las naciones victoriosas conquistan nuevos territorios. Simplemente se apoderan de él. El territorio recién capturado es rápidamente explotado por unos pocos, los mismísimos pocos que destilaron dólares a partir de la sangre vertida en la guerra. El pueblo paga la factura.

¿Y cuál es esa factura? La factura traduce una contabilidad terrible. Lápidas recién colocadas. Cuerpos despedazados. Mentes destrozadas. Corazones y hogares rotos. Inestabilidad económica. Depresión y todos los males relacionados. Impuestos agobiantes durante generaciones y generaciones.

Durante muchos años, cuando era militar, tuve la sospecha que la guerra era una estafa. Sólo cuando me retiré a la vida civil pude darme cuenta cabal de ello. Hoy en día, cuando veo nuevamente poblarse el firmamento con las nubes de la guerra internacional, debo enfrentarme a ella y hablar claro.

Otra vez [las naciones] están alineándose. Francia y Rusia se reunieron y acordaron aliarse. Italia y Austria se apresuraron a llegar un acuerdo similar. Polonia y Alemania se miraron con ojos de cordero y olvidaron por el momento su disputa sobre el Corredor Polaco.

El asesinato del rey Alejandro de Yugoslavia complicó las cosas. Yugoslavia y Hungría, enemigos acérrimos durante mucho tiempo, estuvieron a punto de agredirse. Italia estaba lista para intervenir. Francia aguardaba. Igual hacía Checoslovaquia. Todas estas naciones están olfateando la guerra. Pero no la gente, no los que luchan y pagan y mueren; sólo aquellos que promueven las guerras y permanecen seguros en sus casas a la espera de recibir los beneficios.

En el mundo de hoy existen cuarenta millones de hombres en armas y nuestros estadistas y diplomáticos tienen la temeridad de decir que no se prepara una guerra.

¡Maldita sea! ¿Acaso esos cuarenta millones de hombres están entrenándose para ser bailarines?

En Italia, seguro que no. El Primer Ministro, Mussolini, sabe para qué se les está adiestrando. Por lo menos él es sincero y habla claro. Hace pocos días, el Duce escribió en International Conciliation, una publicación de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional: «Y sobre todo, el fascismo, al margen de las consideraciones políticas del momento, cuanto más considera y observa el futuro y el desarrollo de la humanidad no cree que la paz perpetua sea útil ni beneficiosa […] Únicamente la guerra eleva toda la energía humana hasta alcanzar su máxima tensión y estampa el sello de la nobleza sobre los pueblos que tienen el coraje de practicarla».

Sin duda, Mussolini quiere decir exactamente lo que dice. Su ejército bien adiestrado, su gran aviación e, incluso, su marina están listos para la guerra; al parecer están ansiándola. Así lo demuestra su reciente toma de posición, al lado de Hungría, en el conflicto de ésta con Yugoslavia. Así lo evidencia también la rápida movilización de sus tropas en la frontera austriaca tras el asesinato de Dollfuss. En Europa hay otros más cuyo ruido de sables presagia la guerra más pronto o más tarde.

Herr Hitler, con su Alemania rearmada y sus constantes demandas de más y más armamento, constituye una amenaza similar, si no mayor, a la paz. Hace muy poco tiempo, Francia aumentó el período del servicio militar para sus jóvenes de un año a dieciocho meses.

Sí, las naciones se levantan en armas en todas partes. Los perros rabiosos de Europa andan sueltos. Las maniobras son más sutiles en Oriente. En 1904, cuando combatieron Rusia y Japón, le dimos un puntapié a nuestros antiguos amigos rusos y apoyamos a Japón. Por entonces, nuestros muy generosos banqueros internacionales estaban financiando a Japón. Ahora la tendencia es a envenenarnos [la mente] contra los japoneses. ¿Qué significa para nosotros la política de «puertas abiertas» con China? Nuestro comercio con China es aproximadamente de noventa millones de dólares anuales. ¿Y las Filipinas? En treinta y cinco años hemos gastado cerca de seiscientos millones de dólares en Filipinas y tenemos allí inversiones privadas–mejor dicho, las tienen nuestros banqueros, industriales y especuladores– que valen menos de doscientos millones de dólares.

Para salvar ese comercio de cerca de noventa millones de dólares con China, o para proteger esas inversiones privadas de menos de doscientos millones de dólares en Filipinas, debemos instigar el odio contra Japón e ir a la guerra, una guerra que bien pudiera costarnos decenas de miles de millones de dólares, centenares de miles de vidas de estadounidenses, y muchos más centenares de miles de hombres físicamente mutilados y mentalmente desequilibrados.

Por supuesto, habría un beneficio que compensaría tales pérdidas: las fortunas que serían amasadas. Se acumularían millones, miles de millones de dólares. Para algunos. Los fabricantes de municiones. Los banqueros. Los armadores de buques. Los fabricantes. Los enlatadores de carne. Los especuladores. A ellos les iría bien.

Sí, ellos se están preparando para otra guerra. ¿Por qué no deberían hacerlo? La guerra paga elevados dividendos.

Pero, ¿genera beneficios para las masas? ¿En qué beneficia a los hombres que resultan muertos? ¿En qué beneficia a los hombres que resulten mutilados? ¿En qué beneficia a sus madres y hermanas, a sus esposas y a sus novias? ¿En qué beneficia a sus hijos? ¿En qué beneficia a cualquier persona, excepto los muy pocos para quienes la guerra significa enormes beneficios?

Sí, ¿y en qué beneficia a la nación?

Veamos nuestro propio caso. Hasta 1898 no poseíamos una pizca de territorio fuera del continente norteamericano. En aquella época nuestra deuda nacional ascendía a un poco más de mil millones de dólares. Entonces adoptamos una mentalidad «internacional». Olvidamos, o dejamos de lado, el consejo del Padre de nuestro país. Nos olvidamos de la advertencia de Washington sobre «alianzas [internacionales] enrevesadas». Fuimos a la guerra. Adquirimos territorio en el exterior. 

Al final de la [Primera] Guerra Mundial, como resultado directo de nuestros manejos en asuntos internacionales, nuestra deuda nacional había pasado a ser más de veinticinco mil millones de dólares. Nuestra balanza comercial total durante el período de veinticinco años fue favorable en veinticuatro mil millones de dólares, aproximadamente. Por lo tanto, sobre una base puramente contable, nos fuimos atrasando poco a poco, año por año. Sin las guerras, ese comercio exterior bien pudo haber sido nuestro.

Para el estadounidense promedio, que paga las facturas, hubiera sido más barato (por no decir más seguro) permanecer al margen de los embrollos extranjeros. Para muy pocos esta estafa –como la de fabricar o vender licor de contrabando y delitos similares del mundo del hampa– trae beneficios fantásticos. Sin embargo, el costo de las operaciones siempre se transfiere a la gente, la que no obtiene beneficios.

Capítulo 2
 ¿QUIÉN OBTIENE LOS BENEFICIOS?

La [Primera] Guerra Mundial –deberíamos decir más bien nuestra breve participación en ella– ha costado a los Estados Unidos unos cincuenta y dos mil millones de dólares. Calculemos. Eso significa cuatrocientos dólares por cada hombre, mujer y niño estadounidense. Todavía no hemos pagado esa deuda. La estamos pagando, nuestros hijos la pagarán y, probablemente, los hijos de nuestros hijos todavía tengan que pagar el costo de esa guerra.

Los beneficios normales de un negocio en los Estados Unidos son seis, ocho, diez y, a veces, hasta doce por ciento. Pero los beneficios en tiempo de guerra, ¡ah! eso es otra cosa: veinte, sesenta, cien, trescientos y hasta mil ochocientos por ciento. El cielo es el límite. Todo lo que la situación permita. El Tío Sam tiene el dinero. Obtengámoslo de él.

Por supuesto, esto no se expone tan crudamente en tiempo de guerra. Subyace en los discursos acerca del patriotismo, el amor al país, y la necesidad que «todos arrimemos el hombro». No obstante, las ganancias aumentan prodigiosamente y se las embolsan sin problemas. Examinemos algunos ejemplos: Consideremos a nuestros amigos los Du Fonts, los fabricantes de pólvora. ¿Recientemente no declaró uno de ellos, ante un Comité del Senado, que su pólvora fue la que ganó la guerra? ¿Que ella fue la que salvó el mundo para la democracia? ¿O algo parecido? ¿Cómo les fue a los Du Fonts en la guerra? Eran una empresa patriótica. 

Bien, en el período 1910-1914, el promedio anual de ganancias de los Du Fonts fue de seis millones de dólares. No era mucho, pero los Du Fonts supieron vivir con él y salir adelante. Examinemos ahora el promedio de beneficios anuales durante los años de la guerra, de 1914 a 1918. ¡Su beneficio anual ascendió a cincuenta y ocho millones de dólares! Casi diez veces la media de épocas normales, sin olvidar que los beneficios de las épocas normales eran bastante buenos. Un aumento en las ganancias de más del novecientos cincuenta por ciento.

Examínese el caso de una de nuestras pequeñas empresas siderúrgicas que tan patrióticamente dejaron de lado la fabricación de rieles, vigas y puentes para producir material de guerra. Bien, sus ganancias anuales en el período 1910-1914 promediaron los seis millones de dólares. Luego vino la guerra. Y, como ciudadanos leales, la Bethlehem Steel pasó rápidamente a producir municiones. 

¿Crecieron sustancialmente sus beneficios o dejaron que el Tío Sam hiciera su agosto? Bien, su promedio anual de beneficios en el período 1914-1918 fue de ¡cuarenta y nueve  millones de dólares! Consideremos el caso de la United States Steel. Los beneficios anuales normales durante el período de cinco años previo a la guerra fueron de ciento cinco millones de dólares. Llegó la guerra y los beneficios se dispararon. El promedio anual de beneficios del período 1914-1918 fue de doscientos cuarenta millones de dólares. No está nada mal.

Esos son algunos ejemplos de los beneficios en los sectores del acero y de la pólvora. Analicemos otras industrias. La del cobre, quizá. Al cobre siempre le va bien en tiempos de guerra.

Anaconda, por ejemplo. Su promedio de ganancias anuales en los años anteriores a la guerra, es decir, entre 1910 y 1914, fue de diez millones de dólares. Durante los años de la guerra, 1914-1918, los beneficios anuales pasaron a ser treinta y cuatro millones de dólares.

O el caso de la Utah Cooper. Entre 1910 y 1914, el promedio anual de beneficios ascendió a cinco millones de dólares. Durante el período de la guerra saltó a un beneficio medio anual de veintiún millones de dólares.

Agrupemos esas cinco empresas con tres compañías más pequeñas. El total de los promedios de beneficios anuales en el período anterior a la guerra (1910-1914) ascendió a 137.480.000 dólares. Entonces llegó la guerra. El promedio de beneficios anuales de este grupo se elevó súbitamente a 408.300.000 dólares.

Un pequeño aumento en los beneficios de aproximadamente doscientos por ciento.

¿La guerra paga? Les pagó a ellos. Pero no son los únicos. Hay otros más. Examinemos la industria del cuero.

En el período de tres años anterior a la guerra, los beneficios totales de la Central Leather Company ascendieron a tres millones y medio de dólares, esto es, aproximadamente 1.167.000 dólares anuales. Bien, en 1916 la Central Leather Company arrojó beneficios de quince millones y medio de dólares, un pequeño aumento del 1.100 por ciento. Eso es todo. Durante los tres años anteriores a la guerra, la General Chemical Company registró una media anual de beneficios de algo más de ochocientos mil dólares. Llegó la guerra y los beneficios crecieron a doce millones de dólares, un salto del mil cuatrocientos por cien.

La International Nickel Company –recuerde el lector que no puede haber guerra sin níquel– registró un aumento en sus beneficios anuales de un modesto promedio de cuatro millones de dólares a 73.500.000 dólares. ¿No está nada mal, no? Un aumento superior al mil setecientos por cien.

La American Sugar Refining Company obtuvo una media de doscientos mil dólares anuales en los tres años anteriores a la guerra. En 1916 registró un beneficio de seis millones de dólares.

Leamos lo que dice el Documento del Senado No. 259. El sexagésimo quinto Congreso informa sobre las ganancias empresariales y los ingresos del gobierno. Toma en consideración los beneficios obtenidos durante la [Primera] Guerra [Mundial] por 122 empacadores de carne, 153 fabricantes de algodón, 299 fabricantes de ropa, 49 plantas siderúrgicas y 340 productores de carbón. Los beneficios inferiores al veinticinco por ciento fueron muy raros. Por ejemplo, durante la guerra las compañías del carbón declararon un beneficio de sus reservas de capital de entre el cien y el 7.856 por ciento. Los empacadores de Chicago duplicaron y triplicaron sus ganancias.

Y no nos olvidemos de los banqueros que financiaron esta gran guerra. Si hay algunos que recibieran lo mejor de los beneficios, esos fueron los banqueros. Como eran considerados consorcios y no empresas, no tenían por qué informar a sus accionistas. Sus beneficios fueron tan secretos como inmensos. No sé cómo los banqueros amasaron sus millones y sus miles de millones, porque esos pequeños secretos nunca llegan a ser públicos, ni siquiera ante una comisión investigadora del Senado.

Pero a continuación describiré la manera cómo algunos de los otros industriales y especuladores patriotas se las apañaron para obtener beneficios de la guerra.

Consideremos las empresas del calzado. Les gusta la guerra. Significa negocios con beneficios extraordinarios, anormales. Obtuvieron beneficios enormes exportando a nuestros aliados. Quizá, al igual que hicieron los fabricantes de municiones y armamento, también vendieron su producto al enemigo. Es que un dólar es un dólar, venga de Alemania o de Francia. Pero, de igual manera, también les fue bien con el Tío Sam. Por ejemplo, vendieron treinta y cinco millones de pares de botas de servicio, de ésas con la suela claveteada. Había cuatro millones de soldados. La proporción era de ocho pares y algo más por soldado. Durante la guerra mi regimiento sólo recibió un par de botas por soldado. Probablemente, algunas de aquellas botas existan todavía. Era un buen calzado. Pero cuando la guerra terminó, el Tío Sam contaba con un sobrante de veinticinco millones de pares de botas. Compradas y pagadas. Las ganancias registradas y cobradas por adelantado.

Sin embargo, quedaba mucho cuero sin usar. Así que la gente del cuero vendió a su Tío Sam centenares de miles de sillas de montar McClellan para la caballería. ¡El problema era que no había caballería estadounidense en ultramar! Claro, alguien tenía que deshacerse de ese cuero. Alguien tenía que obtener beneficios de él, así que tuvimos muchas de esas sillas de montar McClellan. Probablemente todavía las tengamos.

De igual forma, alguien tenía montones de malla para mosquiteros. Vendieron a tu Tío Sam veinte millones de mallas de mosquiteros para que la usaran los soldados en ultramar. Supongo que se esperaba que los soldados se las colocaran encima mientras intentaban dormir en trincheras enlodadas, con una mano rascándose las espaldas llenas de piojos y la otra toreando a ratas escurridizas. Pues bien, ¡ninguna de esas mallas de mosquitero llegó a Francia!

De cualquier manera, estos creativos fabricantes se aseguraron que ningún soldado se quedara sin su malla de mosquitero, por lo que le vendieron al Tío Sam otros cuarenta millones de yardas más de malla de mosquitero.

Se obtuvieron beneficios bastante buenas con las mallas de mosquitero en esos días de la guerra, sobre todo si se tiene en cuenta que no había mosquitos en Francia. Supongo que si la guerra hubiera durado un poquito más, los emprendedores fabricantes de malla para mosquiteros habrían vendido a tu Tío Sam un par de cargamentos de mosquitos para introducirlos en Francia, de manera que se comprasen más mallas para mosquiteros.

Los fabricantes de aviones y de motores también pensaban que debían obtener sus justas recompensas de guerra. ¿Por qué no? Todos los demás estaban recibiendo las suyas. Así que el Tío Sam gastó mil millones de dólares –cuéntenlos si viven lo suficiente– en construir aviones y motores de aviones ¡que nunca despegaron! Ni un avión, ni un motor de los comprados con esos mil millones de dólares, entró en combate en Francia. A pesar de ello, los fabricantes obtuvieron pequeñas beneficios del treinta, cien, o quizá trescientos por ciento.

El coste de fabricación de la ropa interior para los soldados era de catorce centavos y el Tío Sam pagó de treinta a cuarenta centavos, un pequeño y reconfortante beneficio para el fabricante. Todos los fabricantes de medias, uniformes, gorras y cascos de acero, todos sin excepción, obtuvieron su tajada.

¿Por qué, cuando terminó la guerra, unos cuatro millones de equipos –mochilas y las cosas que van dentro de ellas– abarrotaban los almacenes en este lado [del Atlántico]? Hoy están siendo desechadas porque han cambiado las regulaciones sobre lo que debe ser su contenido. Sin embargo, los fabricantes recibieron sus beneficios de tiempos de guerra y harán lo mismo la próxima vez.
Durante la guerra surgieron muchas ideas brillantes para obtener beneficios.

Un patriota muy versátil vendió al Tío Sam doce docenas de llaves de cuarenta y ocho pulgadas. Eran llaves muy  bonitas. El único problema era que sólo había una tuerca lo bastante grande que requiriese este tipo de llave. Era del tamaño de la tuerca que sujetaba las turbinas en las cataratas del Niágara. Bien, después de que el Tío Sam comprara las llaves y el fabricante se embolsara los beneficios, las llaves se subieron en camiones y fueron paseadas por todo Estados Unidos a la búsqueda de encontrarles alguna utilidad. La firma del armisticio fue un golpe demoledor para el fabricante de las llaves. Estaba a punto de comenzar a fabricar algunas tuercas que encajaran con las llaves. Una vez fabricadas, planeaba venderlas a tu Tío Sam.

Otro tuvo la brillante idea que los coroneles no deberían trasladarse ni en automóviles ni a caballo. Probablemente alguien haya visto el retrato de Andy Jackson moviéndose en una calesa. Bien, para el uso de los coroneles se le vendieron al Tío Sam ¡seis mil calesas! No se utilizó ni una. Pero el fabricante de calesas saco su tajada de la guerra.

Los constructores de buques pensaron que algo les debería tocar también a ellos. Construyeron muchos buques que produjeron grandes beneficios. Por un valor superior a los tres mil millones de dólares. Algunas de las naves estaban bien construidas. Sin embargo, se construyeron buques hechos de madera, por un valor de seiscientos treinta y cinco millones de dólares que ¡jamás flotaron! Las juntas de las cuadernas se abrieron y las naves se hundieron. Sin embargo, pagamos por ellas. Alguien se embolsó los beneficios.

Estadísticos, economistas e investigadores han estimado que la guerra le costó a tu Tío Sam cincuenta y dos mil millones de dólares. De esa suma, treinta y nueve mil millones se gastaron durante los años que duró la guerra. Ese gasto rindió dieciséis mil millones de dólares en beneficios. Así fue como veintiún mil personas llegaron a ser millonarias y multimillonarias. Ese beneficio de dieciséis mil millones de dólares no debe ser tomado a la ligera. Es una suma bastante considerable. Fue a parar a manos de muy pocos.

A pesar de sus sensacionales revelaciones, el comité Nye del Senado, encargado de investigar la industria de las municiones y sus beneficios en tiempo de guerra, apenas arañó la superficie. Incluso así, ha surtido algún efecto. «Durante algún tiempo» el Departamento de Estado ha venido estudiando métodos para mantener [a EEUU] fuera de la guerra. De pronto, el Departamento de Guerra dice que tiene un plan maravilloso por presentar. La Administración nombra a un Comité para limitar los beneficios en tiempos de guerra, un Comité integrado por los Departamentos de Guerra y Marina, hábilmente representados bajo la presidencia de un especulador de Wall Street. 

No se conoce a cuánto ascendería ese límite. Humm. 

Posiblemente los beneficios de trescientos, seiscientos y mil seiscientos por ciento de aquellos que con la [Primera] Guerra Mundial transformaron sangre en oro serían limitados a alguna cifra inferior. Sin embargo, al parecer el plan no establece ninguna limitación para las pérdidas, es decir, las pérdidas de los que luchan en la guerra. Por lo que he podido comprobar, no existe nada en el esquema que limite la pérdida de un soldado a sólo un ojo, o un brazo, o para limitar sus heridas a una, dos o tres. O para limitar la pérdida de vidas.

Aparentemente, no hay nada en este esquema que disponga que no más del doce por ciento de un regimiento deba ser herido en combate, o que no más del siete por ciento de una división deba perecer en la guerra.

Por supuesto, no se puede incomodar al Comité con minucias tan insignificantes.

Capítulo 3
¿QUIÉN PAGA LAS FACTURAS?

¿Quién aporta los recursos para pagar los beneficios, esos simpáticos y modestos beneficios del veinte, cien, trescientos, quinientos y mil ochocientos por ciento? Los pagamos todos nosotros con nuestros impuestos.

Les pagamos sus ganancias a los banqueros cuando compramos Liberty Bonds al precio de cien dólares cada uno, y se los vendemos tiempo después a ellos mismos en ochenta y cuatro u ochenta y seis dólares. De esta manera, los banqueros terminan recibiendo de nosotros más de cien dólares. Era una sencilla manipulación. Los banqueros controlan los mercados de valores. Para ellos era fácil disminuir el precio de esos bonos. Frente a esta caída, todos nosotros –es decir, la gente– nos asustamos y vendimos los bonos en ochenta y cuatro u ochenta y seis dólares. Los banqueros los compraron. Acto seguido, esos mismos banqueros estimularon un alza, de resultas del cual los bonos se cotizaron a la par y, finalmente, se vendieron por encima de su valor original de cien dólares. De esta manera, los banqueros obtuvieron sus ganancias.

No obstante, la verdad es que el soldado paga la mayor parte de la factura.

Si usted no lo cree, visite los cementerios estadounidenses ubicados en los campos de batalla del extranjero. O visite cualquiera de los hospitales para veteranos de guerra en los Estados Unidos. En una gira por el país, que llevo a cabo cuando escribo estas líneas, he visitado dieciocho hospitales federales para veteranos. En ellos hay un total aproximado de cincuenta mil hombres destrozados, hombres que eran lo mejor de la nación hace dieciocho años. El altamente calificado cirujano principal del hospital federal de Milwaukee, donde se encuentran internados tres mil ochocientos de estos muertos vivientes, me contó que la mortalidad entre los veteranos es tres veces mayor que la de aquellos que [no fueron a la guerra y] permanecieron en sus casas.

Muchachos comunes y corrientes fueron sacados de campos, oficinas, fábricas y aulas y llevados a filas. Allí fueron moldeados y reconstruidos; se les lavó el cerebro para que considerasen el asesinato como la orden del día. Colocados hombro a hombro y mediante la psicología de masas, fueron completamente transformados. Los utilizamos por un par de años y los entrenamos para no pensar en otra cosa que en matar o en morir.

Luego, repentinamente, los dimos de baja y les hablamos de la necesidad de que hicieran otro «lavado de cerebro». Esta vez tendrían que hacer su propia readaptación, sin psicología de masas, sin ayuda ni asesoría de oficiales y sin propaganda a escala nacional. No los necesitábamos más. Los dispersamos sin ningún discurso de «tres minutos» ni ningún desfile del «Liberty Loan». En la práctica, muchos, demasiados, de estos excelentes jóvenes están mentalmente destruidos, porque no pudieron realizar por su propia cuenta el “lavado de cerebro” final.

En el hospital federal de Marion, Indiana, mil ochocientos de estos jóvenes están encerrados. Quinientos de ellos están en barracas, con rejas y alambradas de acero colocadas alrededor de los edificios y las entradas. Estos jóvenes han sido mentalmente destrozados. Ya ni parecen seres humanos. ¡Si pudieran ver las expresiones de sus rostros! Físicamente están en forma; mentalmente, están idos.

Existen miles y miles de estos casos, y más y más llegan a cada momento. Los jóvenes no pueden adaptarse al cambio que representa pasar de la enorme excitación de la guerra a la repentina desaparición de la misma.

Ésa es una parte de la factura. Es demasiado para los muertos; ellos ya pagaron su parte de los beneficios de la guerra. También es demasiado para los heridos mental y físicamente: están pagando en estos momentos su parte de las ganancias de la guerra.

Pero también pagaron otros. Pagaron con la congoja, cuando se separaron de sus hogares y de sus familias para vestir el uniforme del Tío Sam, del que otros obtuvieron una ganancia. Pagaron otra parte en los campos de entrenamiento, donde estuvieron acuartelados y se ejercitaron mientras otros los reemplazaban en sus trabajos y en los lugares que ocupaban en las vidas de sus respectivas comunidades. Pagaron en las trincheras, donde mataron y resultaron muertos; donde estuvieron días sin comer y donde durmieron en el fango, el frío y la lluvia, escuchando como horrible canción de cuna los gemidos y los gritos de los moribundos.

Sin embargo, no se olviden que el soldado también pagó parte de la factura en efectivo, en dólares y centavos.

Hasta la guerra de Estados Unidos contra España teníamos un sistema de salarios; los soldados y los marinos luchaban por dinero. Durante la Guerra Civil a los soldados se les pagaban primas en efectivo, en muchos casos recibidas antes que entraran en servicio. El Gobierno [Federal] o los estados, pagaban hasta mil doscientos dólares por recluta. En la guerra de Estados Unidos contra España se pagaban recompensas en efectivo. Cuando capturábamos alguna nave, todos los soldados recibían su parte. Al menos eso es lo que se suponía. Sin embargo, se descubrió que se podía reducir el costo de las guerras reteniendo y guardando todo el dinero de las recompensas, pero reclutando igualmente al soldado. De esta manera, los soldados no podrían regatear por su fuerza de trabajo. Cualquier otro podría hacerlo, pero no el soldado.

Una vez dijo Napoleón que «los hombres viven enamorados de las condecoraciones… Definitivamente las anhelan».

Así que desarrollando el sistema napoleónico –el negocio de las medallas– el gobierno aprendió que podría conseguir soldados por menos dinero, porque a los jóvenes les gustaba ser condecorados. Hasta la Guerra Civil no se otorgaron medallas. Fue entonces que se creó la Medalla de Honor del Congreso. Ello hizo que las levas fueran más fáciles. Después de la Guerra Civil no se concedieron nuevas medallas hasta la guerra de Estados Unidos contra España.

En la [Primera] Guerra Mundial usamos la propaganda para hacer que los jóvenes aceptaran enrolarse. Se les hizo sentir avergonzados si no se alistaban en el ejército.

Tan perversa era esta propaganda de guerra que hasta se incluyó a Dios en ella. Con pocas excepciones, nuestros sacerdotes se sumaron al clamor de matar, matar, matar. Matar a los alemanes. Dios está de nuestro lado… Es Su voluntad que matemos a los alemanes.

En Alemania, los buenos pastores convocaron a los alemanes a matar aliados… para complacer al mismo Dios. Era parte de la propaganda general, diseñada para hacer que la gente sea consciente de la guerra y consciente del asesinato.

Enviados al exterior a morir, nuestros jóvenes fueron subyugados por hermosos ideales. [La Primera Guerra Mundial] iba a ser «la guerra para acabar con todas las guerras». Era «la guerra para hacer que el mundo fuera seguro para la democracia». Cuando marchaban [hacia los campos de batalla], nadie les mencionó, que su marcha y su muerte en la batalla traerían consigo enormes beneficios. Nadie les dijo a estos soldados estadounidenses que podían ser alcanzados por balas fabricadas en los Estados Unidos por sus propios hermanos. Nadie les dijo que los buques en los cuales iban a cruzar el océano podían ser torpedeados por submarinos construidos con patentes de los Estados Unidos. Sólo se les dijo que iban a participar en una «gloriosa aventura».

En estas condiciones, atiborrados de patriotismo hasta el cuello, se decidió que también ayudaran al pago de la guerra. Fue así como les asignamos el gran sueldo de treinta dólares mensuales. Todo lo que tenían que hacer para recibir esta generosa suma era dejar a sus seres queridos, renunciar a sus trabajos, tumbarse en trincheras pantanosas, comer conservas enlatadas (cuando pudieran conseguirlas) y matar y matar y matar… y ser matados.

¡Pero espere! La mitad de ese sueldo –apenas un poco más de lo que ganaban diariamente, seguros en sus casas, un remachador de astillero o un obrero de fábrica de municiones– fue deducida puntualmente para sostener a quienes dependían de ellos, de manera que no se convirtieran en cargas para la comunidad. Luego les hicimos pagar seis dólares mensuales correspondientes al seguro de riesgo de guerra, contribución que en un estado civilizado paga el empleador. Le quedaban menos de nueve dólares al mes.

Entonces tuvo lugar la mayor de las injurias: al obligarle a comprar Liberty Bonds, el soldado fue virtualmente obligado, bajo amenazas, a pagar su propia munición, ropa y alimento. A la mayoría de soldados no les quedaba dinero alguno el mismo día de la paga.

Les hicimos comprar Liberty Bonds al precio de cien dólares. Cuando regresaron de la guerra y no pudieron encontrar trabajo se los compramos a ochenta y cuatro u ochenta y seis dólares. ¡Los soldados compraron bonos por un valor cercano a los dos mil millones de dólares! Sí, el soldado paga la mayor parte de la factura. Sus familiares también pagan. Pagan sufriendo la misma congoja que él. Conforme él sufre, ellos sufren. En las noches, mientras el soldado está tendido en las trincheras y observa la metralla estallar a su alrededor, ellos, en sus casas, se acuestan en sus camas y su padre, su madre, su esposa, sus hermanas, sus hermanos, sus hijos y sus hijas se revuelven insomnes.

Cuando el soldado regresa a casa sin un ojo, o sin una pierna, o con la mente destrozada, ellos también sufren, igual  o a veces más que él. Sí, y ellos también contribuyeron con sus dólares a los beneficios obtenidos por los fabricantes de municiones, banqueros, armadores, fabricantes y especuladores. También ellos compraron Liberty Bonds y contribuyeron a las ganancias de los banqueros después del Armisticio, gracias a la tramposa manipulación de los precios de los Liberty Bonds.

Y aún ahora las familias de los soldados heridos, de los mentalmente destrozados y de los que nunca pudieron readaptarse por sí mismos siguen sufriendo y siguen pagando.

Capítulo 4
¡CÓMO ACABAR CON ESTA ESTAFA!

Bien. Es una estafa. Estamos de acuerdo.

Unos pocos obtienen beneficios y la mayoría paga. Hay una manera de detener esta estafa. No con conferencias de desarme. No con discursos sobre la paz pronunciados en Ginebra. No con resoluciones de grupos bien intencionados pero nada prácticos. Sólo se puede detener la estafa y sólo puede ser eliminada definitivamente si se logra que no puedan obtenerse beneficios de la guerra.

La única manera de acabar con esta estafa es reclutar al capital, a la industria y al trabajo antes que los jóvenes de la nación sean llamados a filas. Un mes antes de que se pueda alistar a estos, el Gobierno debería llamar a filas al capital, a la industria y al trabajo. Reclutemos para el ejército a los funcionarios, directores y altos ejecutivos de las empresas productoras de armamento, siderúrgicas, fábricas de municiones, armadores navales, fabricantes de aviones, productores de todas esas otras cosas que proporcionan beneficios en tiempo de guerra, banqueros y especuladores, y asignémosles el salario de treinta dólares mensuales, la misma paga que reciben los jóvenes de las trincheras.

Hagamos que los trabajadores de esas fábricas reciban los mismos salarios –todos los trabajadores, todos los presidentes, todos los ejecutivos, todos los directores, todos los gerentes y todos los banqueros– sí, y todos los generales y todos los almirantes y todos los oficiales y todos los políticos y todas las autoridades gubernativas electas por el voto popular– ¡que cada persona en la nación reciba como máximo un ingreso mensual neto que no exceda  lo pagado al soldado en las trincheras! 

Obliguemos a que todos esos reyes, magnates y amos de los negocios y todos esos trabajadores de la industria y todos nuestros senadores y gobernadores y los alcaldes destinen la mitad de su salario mensual de treinta dólares a sostener a sus familias, que paguen el seguro de riesgo de guerra y compren Liberty Bonds.

¿Por qué no?

Ellos no corren el riesgo de morir, de ser mutilados o de ver sus mentes destrozadas. No duermen en trincheras fangosas. No pasan hambre. ¡Los soldados sí!

Concédase a los capitalistas, industriales y trabajadores treinta días para pensarlo y nos encontraremos con que no habrá guerra al final de ese plazo. Así se aplastará la estafa de la guerra, así y nada más que así.

Quizá sea demasiado optimista. Los capitalistas todavía tienen algún poder. Por ello, no permitirán que se elimine la posibilidad de obtener beneficios de la guerra hasta que el pueblo –aquellos que sufren y pagan la factura– perciba que las autoridades elegidas por el voto popular deben obedecer el mandato popular y no a la voluntad de los que se aprovechan de la guerra para obtener beneficios.

Otro paso necesario en la lucha por acabar con la estafa de la guerra es la realización de un plebiscito limitado para decidir si se debe declarar la guerra. Sería un plebiscito que no incluiría a todos los votantes, sino únicamente a los que podrían ser llamados a luchar y morir. No tendría mucho sentido dejar votar en un plebiscito sobre si la nación debe ir o no a la guerra al presidente de setenta y seis años de edad de una fábrica de municiones, al director afectado de pies planos de una firma bancaria internacional, o al gerente bizco de una empresa fabricante de uniformes, todos ellos seducidos al soñar con las tremendas ganancias a obtener en caso de guerra. Ellos nunca serán llamados a empuñar un fusil, a dormir en una trinchera o a morir. Sólo aquellos que puedan ser alistados para poner en riesgo sus vidas por el país deberían tener el privilegio de votar para decidir si la nación debe ir a la guerra.

Existen muchos precedentes para limitar la votación a los afectados. Muchos de nuestros estados han establecido restricciones sobre quiénes pueden votar. En la mayoría de los estados, antes de poder votar, es necesario que el elector sepa leer y escribir. En algunos estados deben tenerse propiedades.

Anualmente, los jóvenes que lleguen a la edad militar deberían registrarse en sus localidades –como hicieron en los reclutamientos durante la [Primera] Guerra Mundial– y ser examinados físicamente. Los declarados aptos para que en caso de guerra pudieran ser llamados a empuñar las armas serían los únicos que podrían votar en el plebiscito. Ellos deberían ser los únicos con poder de decisión y no el Congreso, en el que pocos de sus miembros están en edad militar y menos todavía en condiciones físicas de empuñar las armas. Solamente los que pueden sufrir deberían tener derecho a votar.

Un tercer paso en la tarea de acabar con la estafa de la guerra es asegurarnos que nuestras fuerzas militares sean verdadera y únicamente fuerzas para la defensa.

En cada sesión del Congreso resurge la discusión sobre asignaciones presupuestarias adicionales para la Marina. Los almirantes de Washington, apoltronados en sillas giratorias –siempre hay muchos– son cabilderos muy astutos. Y son inteligentes. No proclaman que «necesitamos muchos acorazados para hacer la guerra a esta o aquella nación». No. 

En primer lugar, declaran que Estados Unidos está amenazado por una gran potencia naval. Luego, los almirantes informarán que la gran flota de este enemigo imaginario atacará repentinamente y aniquilará a nuestros ciento veinticinco millones de habitantes. Algo parecido a eso. A continuación comenzarán a exigir una escuadra más grande. ¿Para qué? ¿Para combatir al enemigo? No. No, qué va. Para propósitos de defensa solamente...

Sólo de paso, como el que no quiere la cosa, anuncian maniobras en el Pacífico... Para la defensa... Ya, ya.

El Pacífico es un gran océano. Tenemos un extenso litoral a lo largo del Pacífico. ¿Serán las maniobras a doscientas o a trescientas millas de la costa? No. Las maniobras serán a dos mil, sí, quizá incluso a tres mil quinientas millas de la costa.

Por supuesto, el japonés, pueblo orgulloso, estará indescriptiblemente feliz de ver a la flota de Estados Unidos tan cerca de las costas niponas. Tan contentos como lo estarían los residentes de California si percibieran, a través de la niebla matutina, la presencia de la flota japonesa efectuando maniobras de guerra en las afueras de Los Ángeles.

Habría que tomar en consideración que las naves de nuestra marina deberían estar limitadas por ley, específicamente, a permanecer dentro de las doscientas millas de distancia de nuestra costa. De haber existido esa ley en 1898, el Maine nunca se hubiera desplazado al puerto de La Habana. Nunca hubiera sido explosionado. No hubiera habido guerra con España ni la pérdida de vidas asociada a ella. En opinión de los expertos, doscientas millas es un amplio espacio para propósitos defensivos.

Nuestra nación no puede comenzar una guerra ofensiva si sus naves tienen prohibido navegar más allá de las doscientas millas de la línea costera. A los aviones habría que permitirles volar hasta quinientas millas de la costa con fines de reconocimiento. Por su parte, el ejército nunca debería traspasar los límites territoriales de nuestra nación.

Resumamos. Deben darse tres pasos para acabar con la estafa de la guerra.

Debemos eliminar la posibilidad de obtener beneficios de la guerra.

Debemos permitir a la juventud que empuñará las armas decidir si debe o no haber guerra.

Debemos limitar nuestro esfuerzo militar a la estricta defensa del país.


Capítulo 5 ¡AL DIABLO CON LA GUERRA!

No soy tan tonto como para creer que la guerra sea cosa del pasado. Sé que la gente no quiere guerra, pero es inútil pensar que no podamos ser empujados a otro conflicto bélico.

Mirando retrospectivamente, Woodrow Wilson fue reelegido presidente en 1916 sobre la base de una promesa electoral según la cual él «nos había mantenido fuera de la guerra» y con la promesa implícita que él «nos mantendría fuera de guerra». A pesar de ello, cinco meses después Wilson pidió al Congreso que declarara la guerra a Alemania.

En ese intervalo de cinco meses no se le preguntó al pueblo si había cambiado de opinión. A los cuatro millones de jóvenes que se pusieron los uniformes y marcharon o navegaron no se les preguntó si querían salir del país para sufrir y morir.

Cabe preguntar, ¿qué hizo que nuestro gobierno cambiara de idea tan de repente? Dinero.

Debe recordarse que una comisión de los países aliados llegó [a Estados Unidos] poco antes de la declaración de guerra y visitó al presidente. Éste convocó a un grupo de asesores. El presidente de la comisión habló. Despojado de su lenguaje diplomático, esto es lo que expresó al presidente y a su grupo: «No es necesario que continuemos engañándonos a nosotros mismos. La causa de los aliados está perdida. Ahora les debemos a ustedes (a los banqueros estadounidenses, a los fabricantes estadounidenses de municiones, a los manufactureros estadounidenses, a los especuladores estadounidenses, a los exportadores estadounidenses) cinco o seis mil millones de dólares.

Si perdemos –y sin la ayuda de Estados Unidos debemos perder– nosotros, Inglaterra, Francia e Italia, no podremos pagar ese dinero… y Alemania no lo hará.

Así que…»

Si en el caso de las negociaciones de guerra el secreto hubiese sido proscrito legalmente, si se hubiese invitado a la prensa a estar presente en esa conferencia, o si la radio hubiese estado allí para difundir el contenido de las conversaciones, Estados Unidos nunca hubiera entrado en la [Primera] Guerra Mundial. El problema fue que esa conferencia, como todas las discusiones relacionadas con la guerra, estuvo envuelta en el mayor secreto.

Cuando nuestros jóvenes fueron enviados a la guerra se les dijo que era «una guerra para hacer al mundo seguro para la democracia” y que era “una guerra para terminar con todas las guerras».

Pues bien, dieciocho años después, el mundo tiene menos democracia que entonces. Además, ¿qué nos incumbe si Rusia o Alemania o Inglaterra o Francia o Italia o Austria viven en democracia o son monarquías? ¿Si son fascistas o comunistas? Nuestro problema es preservar nuestra propia democracia.

Y muy poco se ha logrado como para asegurarnos que la [Primera] Guerra Mundial fuera realmente la guerra para terminar con todas las guerras.

Sí, hemos tenido conferencias de desarme y conferencias para la limitación de armamentos. No significan nada. Una acaba de fracasar; los resultados de otra se han anulado. Enviamos a estas conferencias a nuestros militares de carrera, a nuestros marinos, a nuestros políticos y a nuestros diplomáticos. ¿Y qué sucede? Los militares de carrera y los marinos no quieren el desarme. Ningún almirante quiere estar sin buque. Ningún general quiere estar sin mando efectivo. En ambos casos se trata de hombres sin trabajo. Ellos no apoyan el desarme.

No pueden estar de acuerdo con la limitación de armamentos. Y en todas estas conferencias se encuentran al acecho, en el fondo, pero todopoderosos, siempre los mismos, los siniestros agentes de aquellos que obtienen beneficios de la guerra. Ellos se encargan que estas conferencias no desarmen ni limiten seriamente el armamento.

El principal objetivo de las potencias participantes en cualquiera de estas conferencias no ha sido la de alcanzar el desarme para prevenir la guerra, sino conseguir más armamento para la guerra y menos armamento para cualquier enemigo potencial.

Sólo existe una forma de desarmarse con alguna apariencia de viabilidad. Consiste en que todas las naciones se reúnan y conviertan en chatarra cada buque, cada cañón, cada fusil, cada tanque y cada avión de guerra.

Incluso aunque esto fuera posible en su totalidad, no sería suficiente.

La próxima guerra, según los expertos, no será librada con acorazados, artillería, fusiles o pistolas. La lucha se llevará a cabo con sustancias químicas y gases letales. Secretamente cada nación está estudiando y perfeccionando nuevos y más terribles medios de aniquilar masivamente a sus enemigos. 

Sí, se seguirán construyendo buques, porque los armadores deben obtener sus beneficios. Se seguirán fabricando pistolas y se seguirá produciendo pólvora y fusiles, porque los fabricantes de municiones deben mantener sus enormes ganancias. Y los soldados, por supuesto, deben vestir uniformes, porque sus fabricantes también deben obtener sus beneficios de la guerra.

Pero la victoria o la derrota serán determinadas por la habilidad e inventiva de nuestros científicos. Si los ponemos a trabajar produciendo gas venenoso y más y más instrumentos diabólicos de destrucción, mecánicos y explosivos, les faltará tiempo para el trabajo constructivo de edificar una mayor prosperidad para todos los pueblos. Aplicándolos en este trabajo útil, todos podremos ganar más dinero de la paz que de la guerra, inclusive hasta los fabricantes de municiones.

Por eso… proclamo, ¡AL DIABLO CON LA GUERRA!